Las aftas bucales son un tipo de lesión que, a casi todos, nos ha afectado en algún momento a lo largo de nuestra vida.

Hoy en el blog hablamos de estas pequeñas llagas tan molestas: Las Aftas.

 

 

Las aftas se presentan hasta en un 50% de la población. Se consideran la alteración bucal más frecuente, junto a las caries.

Se las conoce por diversos nombres: llaga, úlcera oral, úlcera aftosa, afta bucal, estomatitis infecciosas, etc.

 

¿Qué son las aftas?

 

Las aftas son pequeñas llagas o úlceras superficiales que están provocadas por la erosión de la mucosa. Son lesiones benignas no contagiosas que resultan muy dolorosas. Suelen curarse en unos 10 días, según su tamaño y localización, sin dejar cicatriz.

Comienzan con un leve picor y una protuberancia roja. Seguidamente, aparece la úlcera abierta de un color amarillento o blanco pasando a grisáceo con un borde rojo, justo antes de comenzar a curarse.

Por lo general, las aftas bucales aparecen en la base de las encías, la lengua, la superficie interior de las mejillas, en el velo del paladar o en la parte interna de los labios.

Habitualmente son lesiones de pequeño tamaño.

En el caso de tener un tamaño más grande de lo normal, tardasen en curarse varias semanas, fuesen acompañadas de pérdida de apetito y bajada de peso… no dudes en consultar con un dentista o estomatólogo.

 

¿Por qué aparecen?

 

El causante de las aftas es, a día de hoy, un desconocido. Aunque se sabe que existen varios factores que pueden favorecer la aparición de las aftas bucales, sigue siendo un misterio sin resolver porque algunas personas las padecen continuamente (me uno a este grupo…) y otras, casi nunca.

Por lo general, se tratan de factores hereditarios, problemas inmunitarios, alimentarios (falta de hierro, ácido fólico y vitamina B12), emocionales o por desequilibrios hormonales.

Los factores más comunes causantes de la aparición de estas pequeñas llagas son:

  1. Arreglos dentales
  2. Limpieza dental agresiva
  3. Mordisco en la lengua o mejilla. Muy común cuando estamos comiendo o durmiendo.
  4. Rozadura: ortodoncia, cepillo.
  5. Al comer alimentos muy calientes, bebidas ácidas.
  6. Intolerancias alimentarias
  7. Estrés y/o pocas horas de sueño
  8. Reflujo gastroesofágico
  9. Mujer: las mujeres son más propensas a tener aftas que los hombres.

 

¿Es lo mismo un afta que un herpes labial?

 

Vamos a diferenciar entre un afta, herpes labial, leucoplasia y cadidiasis.

  • Las aftas bucales son pequeñas úlceras dolorosas, de color blanco con el borde rojo. Una de sus características es que son recidivantes, esto es, reaparecen al cabo de un tiempo. Aparecen dentro de la boca y, aunque no se conoce su causa exacta, hay factores que las formentan como el estrés, alergia, cambio emocional, etc.
  • El herpes labial o boquera/calentura se manifiesta como un grupo de diminutas ampollas que aparecen en los labios o zonas cercanas, como el mentón. Está causado por virus, por lo que una vez que la persona se ha infectado con el virus, permanecerá en el cuerpo y, por tanto, puede volver a aparecer el herpes.
  • La leucoplasia es parecida a un afta, con una textura más espesa y blanquecina. Suele aparecer en el interior de la mejilla, encías o lengua. Esta relacionada con fumar, mascar tabaco o morderse la propia mejilla. Un 5% de los casos se convierte en cáncer.
  • La candidiasis es una infección provocada por el hongo Candida abicans y se caracteriza por la aparición de unas placas de color amarillo o rojo en la superficie de la boca.

 

¿Cómo tratar las aftas de forma natural?

 

En primer lugar, te recomiendo evitar alimentos calientes, condimentados, picantes o muy ácidos, porque van a provocar más dolor en la zona del afta.

Hay distintas vías y remedios para curar las aftas, pero el objetivo es único: se busca proteger la llaga, aliviar y disminuir el dolor e inflamación y evitar infección.

Uno de las más conocidas consiste en utilizar enjuagues de agua y sal. La sal es un potente antiséptico fácil y barato de conseguir. También se puede utilizar bicarbonado sódico o untar la herida con agua oxigenada.

 

 

Aromaterapia: la cura definitiva

 

La aromaterapia científica ofrece soluciones para el tratamiento de las aftas bucales mediante la utilización de determinados aceites esenciales, tanto puros como combinados en un producto acabado. Si no sabes qué es un aceite esencial, cómo se utiliza y sus principales propiedades, te lo explico aquí.

La mezcla de aceites esenciales puros con propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antiinfecciosas en adecuadas proporciones contribuye a conseguir dicho efecto. Estos aceites son árbol de té, palmarosa, clavo, laurel y menta piperita.

Aplicar todos los aceites esenciales puros a la vez puede resultar complicado. Por ello, existe un producto acabado que los contiene todos en su justa proporción: BUCCAROM.

Buccarom es un gel con propiedades calmantes y reparadoras que contribuye a una higiene bucal óptima: la sinergia de aceites esenciales que componen este gel actúa en conjunto para proteger la boca y calmar las zonas sensibles, favoreciendo el poder reparador de la piel.

 

 

¿Cómo utilizo Buccarom gel?

 

Puedes utilizar este gel de dos maneras:

  1. Uso Local:

Aplicar una pequeña cantidad de gel directamente sobre la zona a tratar, en este caso el afta, cuatro veces al día. No enjuagues la boca ni bebas o comas durante la hora siguiente.

2.Higiene diaria:

Deposita una dosis de gel en el cepillo de dientes, otra dosis de dentífrico y cepilla los dientes, sin agua. Al terminar, enjuaga la boca bien.

 

 

Buccarom gel de Pranarom

 

¿Qué contiene Buccarom para ser tan eficaz?

 

Buccarom gel es un producto acabado de la marca Pranarom.(Más información aquí, en mi último blog)

Contiene aceites esenciales puros y naturales:

Árbol de té y Palmarosa. Eliminan bacterias, virus y hongos de la cavidad bucal.

Laurel y Clavo. Contribuyen a la acción antiséptica y ejercen un efecto analgésico y calmante muy rápido.

Hinojo y Jengibre. Analgésico y antiinflamatorio.

Menta piperita. Aporta un frescor duradero.

Katafray: analgésico y reparador de la piel.

 

Opinión y experiencia personal.

 

Recomiendo este producto no sólo como farmacéutica, sino como paciente que sufre aftas día si y día también.

He probado prácticamente todo lo que hay en el mercado (colutorio, spray, gel de ácido hialurónico, aloe vera, vitamina E, corticoide…). Todos estos preparados funcionan al momento: alivian, sobretodo a la hora de poder comer y hablar. Pero nada más, al cabo de una hora, el afta vuelve a doler.

En mi opinión sincera, Buccarom funciona desde el primer uso. Lo he probado tanto en aplicación tópica como en cepillo de dientes: el afta deja de doler, cicatriza antes y, al utilizarlo en el cepillo de dientes con dentífrico, tarda más en aparecer.

Lo he probado tanto en mí como en pacientes y familiares y el resultado es unánime.

y tú, ¿lo has probado?