Probando productos: La copa menstrual

Probando productos: La copa menstrual

En mi armarito del baño:

Experiencia con la copa menstrual

 

Hoy me animo a hablar de un tema un poco íntimo porque sí, todo lo que ayude a sentirme mejor (y más limpia) esos días ¡Bienvenido sea!

Me sigo sorprendiendo, ya sea al otro lado del mostrador o hablando con alguna amiga, cuando menciono la copa menstrual y la otra persona me mira con cara de duda.

 ¿La copa qué…?

 

copa menstrual

Lo que entendíamos por copa menstrual…

 

Por si es la primera vez que lo escuchas o porque si ya sabes un poco de qué va, pero te interesa el tema, te invito a seguir leyendo este blog sobre la copa menstrual: experiencia, dudas y beneficios

 

¿Qué es la copa menstrual?

 

La copa es un “dispositivo” que se inserta en la vagina durante la menstruación para recoger el flujo que se elimina durante estos días.

Y aquí ya encontramos la primera diferencia con otros “dispositivos”: las copas menstruales recogen y no absorben, como es el caso de tampones y compresas.

Su función es únicamente recoger la menstruación, quedando esta contenida en su interior hasta que se extraiga la copa.

Están fabricadas en diferentes materiales que no producen alergias, no contienen blanqueantes ni productos químicos, no producen irritaciones y no genera residuos, como puede ser la silicona médica.

Tienen una durabilidad de diez años, según el buen uso que le proporcione su dueña. Y aquí tenemos otra diferencia: el ahorro que supone que pueda reutilizarse.

 

¿Cómo se usa?

 

La copa menstrual se debe colocar un día o dos antes de que te baje la regla, si sabes cuándo va a ser el día, sino con que la coloques en el momento en que te baje, es suficiente.

Esto es porque si la colocamos antes, evitamos que la sangre toque las paredes de la vagina y, por consiguiente, minimizamos el riesgo de una posible infección por este motivo.

Se recomienda cambiarla cada 2-3 horas el primer día que se utiliza, más que nada para ir ganando conocimiento de cada cuánto necesitas cambiarla y sobretodo, conciencia de cómo es tu flujo estos días.

Con esto me refiero a que, si sueles utilizar tampones y compresas, solamente absorben el flujo, generando ese concepto de que tienes “mucho flujo” y de que la copa la vas a llenar en seguida.

Créeme: hay pocas probabilidades de que llenes la copa en menos de 2 horas pero de ser así, quizás necesites una talla superior.

Debes hervirla una vez terminado el ciclo y guardarla en su caja hasta el próximo mes.

Personalmente, también la hiervo antes de empezar a utilizar.

 

¿Cómo colocarla?

 

Hay varias formas de colocación, esto es muy personal y lo mejor es que vayas probando.

Para colocarla, solo tienes que enrollarla o plegarla sobre sí misma e introducirla, ya sea en forma de C, V o como si fuese un tampón (completamente enrollada sobre sí misma).

Como una imagen vale más que mil explicaciones, a continuación te dejo imágenes de la copa Enna, que es la que yo he utilizado, para que puedas verlas.

 

cómo colocar la copa menstrual

 

cómo colocar la copa menstrual

La mayoría de las copas menstruales comercializadas hoy en día traen un aplicador, que recuerda a la utilización de tampones.

Eso sí, la copa menstrual ha de quedar a la entrada de la vagina para que sea más fácil su extracción: no te pongas la copa con el aplicador como si fuese un tampón (intentando enviarla al fondo de la vagina).

Te puede costar un poco sacarla luego, sobretodo si es la primera vez (palabra de novata 😛 )

Hay que tener en cuenta que estos días y los días previos a la menstruación, la zona suele estar un poquito más seca, así que puedes utilizar un poquito de lubricante para insertar la copa con mayor facilidad.

 

¿Cómo me la quito?

 

Para extraer la copa, simplemente tienes que pinzar ligeramente su base e ir arrastrándola hasta el exterior.

Si tu copa trae un hilo, como ocurre con las de Enna, ¡ojo! Simplemente es un recordatorio de que la llevas puesta. Si intentas sacarla tirando del hilo, no serás capaz.

La copa hace un ligero vacío, si notas que está adherida, pinza un poquito la superficie de la copa para eliminar ese posible vacío.

Una vez fuera, dale la vuelta a la copa en el inodoro para vaciarla y límpiala con agua o con un trocito de papel.

¡Vuelve a ponerla y listo!

 

¿Cómo se cuándo quitarla?

 

Como te decía antes, te recomiendo que el primer-segundo día que la utilices la cambies cada 3 horas, para ir cogiendo conciencia de cómo se pone y quita y cada cuánto deberías cambiarla los días de más cantidad de flujo.

Es algo muy personal: cada ciclo y cada persona son diferentes. Por lo que he visto por el momento, cuenta cambiarla sobre 2-3 veces al día los días de mayor flujo y cada 12 horas los de menos.

 

¿Cuánto tiempo puedo tenerla puesta?

 

Puedes tenerla hasta 12 horas (de ahí que traiga el hilo, por si te olvidas….que puede ocurrir!)

 

¿Se puede utilizar para dormir?

 

Sí, puede utilizarse para dormir.

Personalmente no utilizo tampones nunca para dormir, así que me ha parecido muy cómodo e higiénico sustituir las compresas (de noche, enorme, con alas, sensación de pañal…) por una copa que no se nota (ni la notan ?).

 

¿Cuál es mi talla?

 

Hay tres tallas de copa menstrual: S, M y L.

La M se utilizaría a partir de 35 años y/o si has tenido partos y la talla L si has tenido más de un parto con cesárea y/o parto natural.

Me parece casi imposible saber qué talla se necesita, así que coge la talla que te parece adecuada para ti. En el caso de equivocarte, entrando en la web del laboratorio te envían una de tu talla a casa ?

 

Y… ¿Cómo es la primera vez?

 

 

Como todo en la vida que se hace por primera vez: un desastre.

¿Te acuerdas la primera vez que utilizaste un tampón? seguro que le diste varias vueltas a cómo se colocaba.

En mi caso, cometí el error de utilizarla cuando ya tenía la menstruación, sin tener claro del todo cómo se quitaba y cómo se ponía.

No entraré en detalle, pero parecía una película de asesinatos jaja

En seguida se le coge el punto y, la verdad, no he vuelto a utilizar otra cosa. Me parece muy higiénica, evitas olores y no molesta nada.

La primera vez que la utilizas sí que notas que la llevas, como es lógico, porque estás pendiente. Date tiempo, que de ahí no se mueve 😉

Una cosa que me gusta mucho de la copa menstrual es que, si vas al baño a hacer tus necesidades, no se mueve.

Las que hayáis utilizado tampones sabéis a que sensación me refiero.

 

Principales diferencias entre las copas menstruales y tampones.

 

icono beneficios La gran y principal diferencia es que es reutilizable: no hay más que lavarla con agua entre usos y hervirla una vez que acaba el período.

Esto supone un ahorro de residuos pero sobretodo, de dinero.

¿Te has planteado alguna vez cuánto gastas en compresas y tampones al año? Si esto lo multiplicas por la cantidad de años que tendrás la menstruación….

Las copas duran aproximadamente 10 años y vienen dos por envase, con un precio de entre 25-30 euros. Sólo por esto merece la pena probarlas ?

icono beneficios Es beneficiosa para nuestra salud: el uso de tampones está asociado con sequedad, candidiasis, irritaciones y el temible síndrome de Shock Tóxico.

icono beneficios Si tienes poco flujo, los tampones suelen hacer daño, cosa que no ocurre con las copas menstruales.

Recuerda que puedas introducirla con un poquito de lubricante.

icono beneficios La copa menstrual ofrece mayor comodidad en tu día a día y, sobretodo, a la hora de hacer deporte. Y puedes llevarla hasta 12 horas.

icono beneficios La copa menstrual minimiza las posibilidades de una infección frente a los tampones.

La silicona médica es inerte, esto es, los gérmenes no se acumulan en ella.

No olvides esterilizarla una vez al mes, hirviendo la copa en agua, para evitar posibles bacterias.

Si utilizas aplicador, basta con lavarlo con agua y jabón.

 

y tú, ¿la has probado?

comentario  Si la has probado, te ha entrado el gusanillo por probarla o te has quedado con alguna duda, puedes dejarme un comentario abajo  🙂