¿Por qué tengo acné después del verano?

¿Por qué tengo acné después del verano?

Me salen granos después del verano

Con lo bien que tenía la piel …

 

Algo ocurre en el verano con las pieles grasas y/o con tendencia acneica. Como si de un milagro se tratase, se ven mucho más “sanas”, lisas, sin rastro de acné…

No es nada más ni nada menos que el SOL: la acción antibacteriana, antiinflamatoria y secante que produce el Sol hace que disminuyan las imperfecciones y mejore el acné, incluso que desaparezca.

Esta mejora es temporal y aquí viene el problema: Después del verano, se manifiestan brotes y la piel comienza a empeorar.

Sí, ahora que ya la tenías tan bien.

 

¿Quieres comenzar el otoño con una piel estupenda?

 

Sigue leyendo, aunque comenzaré a explicarte desde el principio para entender mejor qué está ocurriendo en tu piel.

Todo comienza con el engrosamiento de la capa córnea…

 

Wow! Queeeé!? ¿La capa qué …?

 

 

aprende

La capa córnea es la capa más externa de la piel, compuesta por células que contienen oxígeno. Esta capa actúa de factor de protección para la piel y mantiene las células muertas, las cuales se desprenderán por medio de exfoliación.

 

 

Debido a la exposición solar y la sequedad del ambiente, la piel engrosa la capa córnea como defensa, haciendo que sea más fácil la obstrucción de los poros. Pero al ser la capa más gruesa, queda cada vez más lejos del sebo (producido en la capa más interna de la piel). Por este motivo, estamos casi todo el verano sin granos.

Si añadimos que durante el verano descuidamos nuestras rutinas de piel (seamos realistas: no siempre nos apetece exfoliar, echar la mascarilla, hidratar…)

Acaba el verano, te incorporas a la rutina y la piel otra vez mal.

 

¡Bienvenido, Efecto Rebote!

 

La reaparición del acné también se agrava con los cambios ambientales, el estrés laboral y/o emocional y cambio en la alimentación. Para sobrellevar estos cambios de rutina, te dejo aquí 8 hábitos para ir incorporando a tu vida desde hoy mismo.

 

¿Por qué se produce el acné?

 

El acné es una enfermedad de la glándula sebácea (secretora de sebo) con formación de numerosos comedones (puntos negros, pequeños quistes) y granos inflamados (pápulas, nódulos, pústulas, etc).

El desequilibrio en la composición del sebo es una de las causas principales de la aparición del acné. Las pieles grasas se caracterizan por la presencia de brillos, complexión apagada, poros dilatados e irregularidades En este tipo de piel, el sebo es más denso y comedogénico, debido a la oxidación del escualeno (grasa principal del sebo humano).

 

Por tanto, los tratamientos para combatirlo deben ejercer un equilibrio en los lípidos propios del sebo (seborreguladores). Además del control del sebo, deben ser hidratantes, queratolíticos y evitar la hiperpigmentación.

Para tratar y mantener una piel grasa y/o mixta, debe mantenerse una rutina por lo menos 3 veces a la semana, de limpieza + hidratación + fotoprotección.

La más importante es la limpieza del rostro 1-2 veces al día, por eso le he dedicado un post entero que puedes leer aquí.

Ten en cuenta que las pieles grasas no deben someterse a una exfoliación mecánica (con gránulos), ya que esto puede arrastrar la infección.

 

 

¿Cómo cuido la piel grasa durante el verano?

 

 

porque tengo acne despues del verano

AKn Mat Bioderma

Lo más recomendable para una piel con tendencia acneica es la prevención: no exponerse mucho al sol o evitar las exposiciones prolongadas.

Durante el verano, te expongas directamente al sol o no, utiliza SIEMPRE un fotoprotector específico. Este debe ser seborregulador, no comedogénico y oil-free para que no obstruya los poros y evitar así el rebote post-verano.

 

Para ello, lo más recomendable es que contenga en su formulación alfa hidroxiácidos, como son el ácido glicólico, ácido cítrico o ácido salicílico. Un producto que los contiene (y que funciona muy bien) es AKN Mat de Bioderma.

 

 

 

Las pieles grasas suelen utilizar productos muy astringente que resecan todavía más la piel, y por tanto, esta sigue produciendo más grasa. Las personas con piel grasa y acné suelen tener cierto miedo (y el falso mito) de que las cremas hidratantes van a engrasar más la piel y no es así: la HIDRATACIÓN en las pieles grasas es FUNDAMENTAL.

Las cremas hidratantes ricas en ceramidas y antiinflamatorios naturales son las más recomendadas, en textura tipo gel que se absorbe muy rápido y resulta muy refrescante.

Para reparar la piel de la deshidratación, sobretodo una vez pasado el verano, un producto ideal para las pieles grasas son los SÉRUM. Se puede utilizar antes de la crema habitual o solo, tanto de día como de noche.

El sérum ideal sería rico en alfa hidroxiácidos también, que eliminan células muertas a la vez que aportan hidratación mediante la retención de agua.

 

 

Productos recomendados para recuperar tu piel después del verano:

 

Te quiero recomendar una serie de productos que he visto que funcionan. Son líneas muy completas y específicas para pieles grasas, así que no dudes en preguntarme sobre algún producto en particular: geles limpiadores, agua micelar, hidratantes, exfoliantes, mascarillas, etc.

 

porque tengo acne despues del verano

Sébium Global de Bioderma

porque tengo acne despues del verano

Filorga Perfect+ sérum

 

piel grasas después del verano

Sesderma Acnises

piel grasas después del verano

Isdin Acniben

piel grasa después del verano

Avene Cleanance Mat

 

 

Recuerda que para hidratarse y cuidarse, es tan importante hacerlo por fuera como por dentro, así que no olvides:

  • Beber agua (entre 1.5 y 2 litros al día).
  • Disminuir los componentes grasos en nuestra alimentación.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Incluir en tu día a día algún complemento vitamínico, como los ricos en aceite de onagra, levadura de cerveza, vitaminas A, B y E o, incluso, complementos de ácido hialurónico con colágeno y vitamina C, sobretodo si practicas deporte.
  • Y, aunque sea difícil…¡No te toques los granos!

 

y tú, ¿Cómo cuidas tu piel durante y después del verano?

¿Por qué debo limpiar mi piel?

¿Por qué debo limpiar mi piel?

¿Qué producto debo utilizar?

¿Cómo debo utilizarlo?

¿Con qué frecuencia?

 

La naturaleza del maquillaje y protección solar se adhieren a la piel, ya que esa es su principal función.

 

Con una buena limpieza diaria, nuestra piel va a estar más libre de impurezas, más sana y se va a adaptar mejor a los tratamientos posteriores que vamos a llevar a cabo. 

 

PRODUCTOS DE LIMPIEZA

 

Hoy en día encontramos multitud de productos destinados a la limpieza de la piel. No es lo mismo utilizar uno que otro: la elección de cada uno depende de tu tipo de piel, necesidades (maquillaje o no) y/o preferencias.

 

1. Aceites

Los limpiadores en aceite, estilo manteca: se aplican directamente sobre la piel seca con un suave masaje. No debes añadir agua desde el principio, ya que formaría una película sobre el rostro que evitaría retirar el maquillaje con total libertad.

Aceite Vegetal de Coco Pranarom

El aceite consigue eliminar impurezas y los maquillajes más resistentes y/o waterproof. Estos aceites van a retirar la “suciedad del maquillaje”, por lo que debes aclararlo con agua templada y un algodón o toalla de microfibra o algodón.

Puedes utilizar aceites comercializados como desmaquillantes, tanto en líquido como en manteca. Pero también puedes utilizar aceite de oliva, ricino, coco o jojoba.

Todas las pieles pueden utilizar aceites como limpiadores, aunque desde mi opinión, una piel seca lo agradece mucho más que una piel grasa, quien tiene que retirarlo perfectamente para evitar que brote algún granito.

Ejemplos de estos son las conocidas mantecas de marcas como The Body Shop, el aceite de coco, etc.

 

2. Geles

Gel de Caléndula de Kiehl´s

Los geles los encontramos en distintos formatos: pastilla, gel denso, gel espumoso, etc.

Los jabones en formato sólido que se presentan como naturales pueden irritar y  resacar la piel en exceso, eliminando incluso la barrera natural de la piel. No es recomendable utilizar este tipo de limpiador en pieles secas o reactivas.

Los jabones que se eliminan con agua son los más populares: pueden ser más espumosos, con o sin perfumes, etc.

Las pieles que mejor se sienten con los geles son las mixtas y grasas, por la sensación de frescor. Las pieles secas o reactivas también pueden utilizarlo ya que existen geles en el mercado para patologías concretas, como la dermatitis atópica, seborreica, rosácea, etc.

 

3. Soluciones oleosas

Se trata de emulsiones de agua en aceite, por lo que a diferencia de los que son solamente aceite, beneficia a la hora de retirar fácilmente el producto con agua.

Son muy buenos desmaquillantes, sobretodo cuando se utilizan protectores solares resistentes al agua.

Las pieles que más agradecen las emulsiones son las pieles secas y mixtas.

 

4. Leche limpiadora

Leche limpiadora Avene

Al contrario que la emulsión, la leche es una emulsión de aceite en agua.

Las leches limpiadoras tienen una composición bastante elaborada: humectantes, surfactantes que no resecan la piel, diseñadas para las pieles más sensibles.

La leche se elimina con agua, tónico o agua micelar, y con un algodón o toallita de microfibra.

Debe retirarse perfectamente en todas las pieles, ya que si quedan restos puede taponar algún poro.

Las pieles que más agradecen las leches son las más secas, reactivas y sensibles.

 

5. Agua micelar

El agua micelar es agua con tensioactivos, parecido al gel pero más líquido.

Agua micelar Bioderma

Se trata de una limpieza suave y representan el puesto alternativo a la utilización de leche + tónico.

El agua micelar elimina, en una sola etapa, el maquillaje, grasa e impurezas.

Se recomienda para todas las pieles, sobretodo las reactivas e intolerantes.

 

Las micelas tienen dos polos: un polo soluble en agua y otro, que atrapa la materia grasa y “huye” del agua.

Esta doble polaridad le permite atraer impurezas y depositarlas en el algodón, de manera que elimina impurezas externas, maquillaje e impurezas naturales de la piel.

 

El agua del grifo contiene cloro y cal, que irritan para la piel.

 

Y ahora viene la gran pregunta…. ¿Cómo se utilizan? ¿quién va primero?

 

Voy hablaros de lo que se conoce como la doble limpieza.

La doble limpieza se basa en utilizar primero un limpiador de base oleosa y después, un limpiador con tensioactivos: uno elimina los residuos de nuestra piel y el otro, limpia las impurezas y polución.

La doble limpieza suele hacerse por la noche y es lo que te recomiendo, Por la mañana bastará con utilizar el paso 2 para limpiar la posible suciedad generada durante la noche.

Doble limpieza: (por la noche)

  1. Retirar maquillaje y protección solar
  2. Retirar suciedad que aparece en la piel a lo largo del dia

 

PRIMERA LIMPIEZA

Se suelen utilizar productos con base aceitosa, para facilitar la eliminación total del maquillaje sobretodo si es waterproof (resistente al agua)

Puedes emplear algodones, aunque te recomiendo utilizar toallitas de microfibra humedecidas con agua templada.

Puedes encontrarlas en grandes superficies.

En el caso de llevar un maquillaje “potente”, waterproof, lo mejor es utilizar un desmaquillante bifásico, esto consiste en….

Para utilizar, debes agitar el producto para que se junten los componenetes.

Agua micelar: tonifica,

 

SEGUNDA LIMPIEZA (única de mañana y segunda, de noche)

Limpiadores sin detergentes (bioderma sensibio)

 

Según el tipo de piel:

Grasa y mixta:

Si la piel está maquillada y/o con protector solar resistente al agua, puedes utilizar una leche limpiadora y, después, agua micelar o gel limpiador.

En el caso de las mixtas, puedes sustituir la leche por aceite.

Seca y mixta:

Lo más recomendable para obtener una piel limpieza y con sensación de hidratación es emplear una leche o un aceite y luego, agua micelar.

Pieles sensibles:

Una leche limpiadora y un tónico después es una combinación ganadora para las pieles más sensibles.

 

La limpieza más importante es a la noche: eliminar todas las impurezas generadas durante el día, tanto las naturales de nuestra piel como las impurezas resultantes de estar expuesto (polución, aires acondicionados, etc)

Por la mañana, con un gel limpiador o un agua micelar sería suficiente. Un truco para llevar a cabo esta limpieza sin que aparezca la temible pereza es incorporar un envase de gel facial en la ducha e incluir la limpieza facial en la rutina de limpieza durante la ducha.

 

El agua micelar se utiliza para la higiene del rostro: por la mañana, antes de aplicar los tratamientos diarios y/o por la noche, antes de acostarte, incluso aunque no te hayas aplicado maquillaje.

 

y tú, ¿Qué rutina de limpieza sigues?