¿Por qué debo limpiar mi piel?

por | Jun 26, 2018

¿Qué producto debo utilizar?

¿Cómo debo utilizarlo?

¿Con qué frecuencia?

 

La naturaleza del maquillaje y protección solar se adhieren a la piel, ya que esa es su principal función.

 

Con una buena limpieza diaria, nuestra piel va a estar más libre de impurezas, más sana y se va a adaptar mejor a los tratamientos posteriores que vamos a llevar a cabo. 

 

PRODUCTOS DE LIMPIEZA

 

Hoy en día encontramos multitud de productos destinados a la limpieza de la piel. No es lo mismo utilizar uno que otro: la elección de cada uno depende de tu tipo de piel, necesidades (maquillaje o no) y/o preferencias.

 

1. Aceites

Los limpiadores en aceite, estilo manteca: se aplican directamente sobre la piel seca con un suave masaje. No debes añadir agua desde el principio, ya que formaría una película sobre el rostro que evitaría retirar el maquillaje con total libertad.

Aceite Vegetal de Coco Pranarom

El aceite consigue eliminar impurezas y los maquillajes más resistentes y/o waterproof. Estos aceites van a retirar la “suciedad del maquillaje”, por lo que debes aclararlo con agua templada y un algodón o toalla de microfibra o algodón.

Puedes utilizar aceites comercializados como desmaquillantes, tanto en líquido como en manteca. Pero también puedes utilizar aceite de oliva, ricino, coco o jojoba.

Todas las pieles pueden utilizar aceites como limpiadores, aunque desde mi opinión, una piel seca lo agradece mucho más que una piel grasa, quien tiene que retirarlo perfectamente para evitar que brote algún granito.

Ejemplos de estos son las conocidas mantecas de marcas como The Body Shop, el aceite de coco, etc.

 

2. Geles

Gel de Caléndula de Kiehl´s

Los geles los encontramos en distintos formatos: pastilla, gel denso, gel espumoso, etc.

Los jabones en formato sólido que se presentan como naturales pueden irritar y  resacar la piel en exceso, eliminando incluso la barrera natural de la piel. No es recomendable utilizar este tipo de limpiador en pieles secas o reactivas.

Los jabones que se eliminan con agua son los más populares: pueden ser más espumosos, con o sin perfumes, etc.

Las pieles que mejor se sienten con los geles son las mixtas y grasas, por la sensación de frescor. Las pieles secas o reactivas también pueden utilizarlo ya que existen geles en el mercado para patologías concretas, como la dermatitis atópica, seborreica, rosácea, etc.

 

3. Soluciones oleosas

Se trata de emulsiones de agua en aceite, por lo que a diferencia de los que son solamente aceite, beneficia a la hora de retirar fácilmente el producto con agua.

Son muy buenos desmaquillantes, sobretodo cuando se utilizan protectores solares resistentes al agua.

Las pieles que más agradecen las emulsiones son las pieles secas y mixtas.

 

4. Leche limpiadora

Leche limpiadora Avene

Al contrario que la emulsión, la leche es una emulsión de aceite en agua.

Las leches limpiadoras tienen una composición bastante elaborada: humectantes, surfactantes que no resecan la piel, diseñadas para las pieles más sensibles.

La leche se elimina con agua, tónico o agua micelar, y con un algodón o toallita de microfibra.

Debe retirarse perfectamente en todas las pieles, ya que si quedan restos puede taponar algún poro.

Las pieles que más agradecen las leches son las más secas, reactivas y sensibles.

 

5. Agua micelar

El agua micelar es agua con tensioactivos, parecido al gel pero más líquido.

Agua micelar Bioderma

Se trata de una limpieza suave y representan el puesto alternativo a la utilización de leche + tónico.

El agua micelar elimina, en una sola etapa, el maquillaje, grasa e impurezas.

Se recomienda para todas las pieles, sobretodo las reactivas e intolerantes.

 

Las micelas tienen dos polos: un polo soluble en agua y otro, que atrapa la materia grasa y “huye” del agua.

Esta doble polaridad le permite atraer impurezas y depositarlas en el algodón, de manera que elimina impurezas externas, maquillaje e impurezas naturales de la piel.

 

El agua del grifo contiene cloro y cal, que irritan para la piel.

 

Y ahora viene la gran pregunta…. ¿Cómo se utilizan? ¿quién va primero?

 

Voy hablaros de lo que se conoce como la doble limpieza.

La doble limpieza se basa en utilizar primero un limpiador de base oleosa y después, un limpiador con tensioactivos: uno elimina los residuos de nuestra piel y el otro, limpia las impurezas y polución.

La doble limpieza suele hacerse por la noche y es lo que te recomiendo, Por la mañana bastará con utilizar el paso 2 para limpiar la posible suciedad generada durante la noche.

Doble limpieza: (por la noche)

  1. Retirar maquillaje y protección solar
  2. Retirar suciedad que aparece en la piel a lo largo del dia

 

PRIMERA LIMPIEZA

Se suelen utilizar productos con base aceitosa, para facilitar la eliminación total del maquillaje sobretodo si es waterproof (resistente al agua)

Puedes emplear algodones, aunque te recomiendo utilizar toallitas de microfibra humedecidas con agua templada.

Puedes encontrarlas en grandes superficies.

En el caso de llevar un maquillaje “potente”, waterproof, lo mejor es utilizar un desmaquillante bifásico, esto consiste en….

Para utilizar, debes agitar el producto para que se junten los componenetes.

Agua micelar: tonifica,

 

SEGUNDA LIMPIEZA (única de mañana y segunda, de noche)

Limpiadores sin detergentes (bioderma sensibio)

 

Según el tipo de piel:

Grasa y mixta:

Si la piel está maquillada y/o con protector solar resistente al agua, puedes utilizar una leche limpiadora y, después, agua micelar o gel limpiador.

En el caso de las mixtas, puedes sustituir la leche por aceite.

Seca y mixta:

Lo más recomendable para obtener una piel limpieza y con sensación de hidratación es emplear una leche o un aceite y luego, agua micelar.

Pieles sensibles:

Una leche limpiadora y un tónico después es una combinación ganadora para las pieles más sensibles.

 

La limpieza más importante es a la noche: eliminar todas las impurezas generadas durante el día, tanto las naturales de nuestra piel como las impurezas resultantes de estar expuesto (polución, aires acondicionados, etc)

Por la mañana, con un gel limpiador o un agua micelar sería suficiente. Un truco para llevar a cabo esta limpieza sin que aparezca la temible pereza es incorporar un envase de gel facial en la ducha e incluir la limpieza facial en la rutina de limpieza durante la ducha.

 

El agua micelar se utiliza para la higiene del rostro: por la mañana, antes de aplicar los tratamientos diarios y/o por la noche, antes de acostarte, incluso aunque no te hayas aplicado maquillaje.

 

y tú, ¿Qué rutina de limpieza sigues?