[Actualizado 25/05/20]

Antes de nada y como advertencia, el uso de cualquier tipo de mascarilla no supone en ningún caso una protección total frente al contagio propio o de personas próximas. Es un complemento al resto de medidas preventivas, como es el lavado de manos y la distancia mínima entre personas.

Y, por tanto, desde el 20 de abril, el Ministerio de Sanidad recomienda el uso de mascarillas a la población sana y su uso obligatorio en dos situaciones:

  1. En transporte público.
  2. En espacios públicos, abiertos y cerrados, por las personas mayores de 6 años si no puede garantizar la distancia de seguridad de dos metros.

 

Tipos de mascarillas

 

En líneas generales vamos a hablar de tres tipos de mascarillas, clasificadas según su capacidad para filtrar el aire y, por tanto, en su capacidad para proteger al usuario que lleva la mascarilla y/o resto de población del contagio.

  1. Mascarilla quirúrgica.
  2. Mascarilla filtrante: FFP1, FFP2 y FFP3.
  3. Mascarilla higiénica o de barrera: Reutilizable y no reutilizable.

 

1. Mascarillas quirúrgicas.

 

Las mascarillas quirúrgicas de uso médico están clasificadas como producto sanitario (Normativa europea UNE-EN 14683).

Suelen utilizarse en cirugía y otros procedimientos para proteger al paciente de posibles agentes infecciosos presentes en boca/nariz de la persona que la lleva.

En el caso de esta pandemia de Covid-19, estas mascarillas quirúrgicas pueden estar previstas para que los pacientes que las lleven puesta puedan reducir el riesgo de propagación de infecciones. Ejercen básicamente de barrera para evitar la emisión de gotitas respiratorias al toser, estornudar o incluso hablar.

Según su Eficacia de Filtración Bacteriana (BFE), se dividen en mascarillas quirúrgicas de Tipo I (BFE ≥ 95%) o Tipo II (BFE ≥ 98%). Existe un tercer tipo, denominado IIR, que serían las resistentes a las salpicaduras de sangre y otros fluidos biológicos.

Estas mascarillas están destinadas, por tanto, a personas portadoras de la infección. Sirven para evitar que contagiemos a otras personas, pero no son capaces de filtrar el virus de fuera hacia dentro y a nosotros no nos protegen más allá de las posibles salpicaduras.

Por tanto, las mascarillas quirúrgicas pueden prevenir la transmisión del agente infeccioso desde una persona infectada a otra sana, pero su eficacia a la hora de prevenir el contagio es limitada, con una menor evidencia científica.

 

 

2. Mascarillas filtrantes o autofiltrantes.

 

Las mascarillas filtrantes se consideran Equipos de Protección Individual (EPI) (Normativa europea UNE-EN 149).

Estas mascarillas están constituidas por un filtro de micropartículas que puede proteger a la persona que la lleva frente la inhalación de contaminantes ambientales en forma de partícula o aerosol. No protege frente a gases o vapores.

Se clasifican en base a su rendimiento en:

  • FFP1 (filtro de partículas tipo P1): tienen una eficacia de filtración mínima del 78% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 22%. Suelen emplearse frente a partículas de material inerte, y no se recomiendan para uso médico.
  • FFP2 (filtro de partículas tipo P2): tienen una eficacia de filtración mínima del 92% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. Se utilizan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad
  • FFP3 (filtro de partículas tipo P3): tienen una eficacia de filtración mínima del 98% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 2%. Se utilizan frente a aerosoles de alta toxicidad.

Este tipo de mascarillas pueden tener o no una válvula de exhalación. La válvula las hace más cómodas para llevar varias horas  ya que reduce la humedad y calor, pero no deberían utilizarse por paciente infectados porque podrían trasmitir el virus a través de la válvula.

Hoy en día, las mascarillas que encontramos clasificadas como KN95 o N95 estarían clasificadas entre FFP2 y FFP3 con una eficacia de filtración del 95%. Podemos adquirirlas en las farmacias y van a proteger tanto al usuario frente a la infección como evitar la trasmisión. Teniendo en cuenta siempre que hablamos de la utilización de mascarillas como complemento al lavado de manos y la distancia mínima entre personas, así como de su buen uso y conservación.

 

3. Mascarillas higiénicas o de barrera.

 

Englobamos en mascarillas higiénicas todas aquellas que no son quirúrgicas ni filtrantes y, por tanto, no deben considerarse ni un producto sanitario ni un equipo de protección individual (EPI).

Están destinadas a personas sin síntomas que no puedan utilizar mascarillas quirúrgicas ni filtrantes, ya sea por desabastecimiento o por falta de acceso a ellas.

Se utilizarían en base a las recomendaciones establecidas por el Ministerio de Sanidad en su documento técnico “Prevención y control de la infección en el manejo de pacientes con COVID-19″.

El objetivo de utilizar este tipo de mascarilla es intentar reducir el riesgo de transmisión del virus desde la boca y nariz de la persona no enferma/asintomática como medida complementaria, aunque no hay datos a día de hoy que permita establecer su eficacia para prevenir dicha transmisión.

Se piensa que este tipo de mascarillas tienen una eficacia muy limitada en la prevención del contagio por la persona que la lleve y siempre dependerá del material del que esté fabricada.

 

Existen dos tipos de mascarillas higiénicas:

  • No reutilizables. Se rigen por la Especificación UNE 0064-1 (mascarilla no reutilizable para adultos) y la Especificación UNE 0064-2 (mascarilla no reutilizable para niños).
  • Reutilizables. Se rigen por la Especificación UNE 0065. El lavado y secado debe ser acorde a las recomendaciones del fabricante.

 

Pero, ¿hay que utilizar mascarillas?

 

Provisionalmente, y en base a las recomendaciones oficiales del Ministerio de Sanidad, el uso de mascarillas deberían hacerlo:

  • En el ámbito comunitario, aquellas personas que presenten sintomatología compatible con una infección respiratoria aguda (como fiebre, tos o disnea). En tal caso, el uso de mascarillas debe ir acompañada de otras medidas de prevención generales, como permanecer en su domicilio, mantener un distanciamiento social de entre 1-2 m al menos, tener una buena higiene de manos y evitar tocarse cara, ojos y boca.

 

  • En los centros sanitarios y, fundamentalmente, el entorno hospitalario, se recomienda se pongan mascarilla tanto los pacientes identificados como los casos sospechosos en investigación. Ambos tipos de pacientes deberán ser separados del resto de pacientes y conducidos inmediatamente a una zona de aislamiento. También deberá usar mascarilla el personal que les acompañe hasta dicha zona de aislamiento.

 

  • Igualmente, además de llevar un equipo de protección individual (bata, guantes, protección ocular), se deberá poner mascarillas el personal sanitario que atienda casos en investigación, probables o confirmados para infección por SARS-CoV-2 o las personas que entren en la habitación de aislamiento (familiares, personal de limpieza, etc.).

 

La opción ideal sería:

  • Si no estás contagiado, deberías usar mascarillas filtrantes FFP2 o FFP3 (KN95).
  • Si estás contagiado, deberías usar mascarillas quirúrgicas para proteger a los demás de ti. Siempre lo más ajustada posible.

 

Voy a centrarme en las mascarillas quirúrgicas, que son las que tendréis la mayoría de vosotros, ya que desde el 24 de abril pueden adquirirse en las farmacias a precio fijo de 0.96€.

Estas mascarillas quirúrgicas constan de cintas o elásticos para fijarla, una pieza metálica para ajustar a la nariz y tienen tres capas:

  • La capa externa es la capa impermeable y suele ser de color (azul o verde).
  • La capa intermedia tiene capacidad de filtrado antibacteriano, pero deja pasar virus.
  • La capa interna, en contacto con nariz y boca, va a absorber la humedad.

 

Cómo usar las mascarillas: ¿nos la sabemos poner y quitar de manera correcta?

 

Si has decidido utilizar mascarillas, al menos úsala de la manera correcta y que no se convierta en un foco de infección.

¿Cómo se usa?

  • Lo primero, lávate bien las manos antes de manipularla.
  • Coge la mascarilla por las cintas/gomas y colócala a ambos lados de la cara.
  • Ajusta la pieza metálica a la nariz y ata/coloca las gomas para que queden fijas.
  • Termina de ajustar la mascarilla en la zona inferior hacia la barbilla, cubriéndola.
  • No debes tocar la mascarilla durante su uso. Si lo haces, lávate las manos antes y después de tocarla.
  • Para quitarla, debes hacerlo siempre por las gomas, nunca por la parte externa.
  • Una vez la quites, lo ideal sería tirarla. Pero podría reutilizarse tal y como te explico en el siguiente apartado.

IMPORTANTE: la parte coloreada va como cara externa.

Para el común de los ciudadanos, las mascarillas quirúrgicas son adecuadas para realizar actividades tales como ir a la compra, usar el transporte público o acudir a trabajos que no impliquen riesgos.

 

¿Se pueden reutilizar las mascarillas?

 

Las mascarillas quirúrgicas no son reutilizables ni se pueden desinfectar/esterilizar en casa. Si no se dispone de otra mascarilla y sólo se sale a la calle lo mínimo, puede ser una opción conservarla dentro de una bolsa al volver a casa. En el plazo de una semana se habrán inactivado los posibles virus.

En el caso de las FFP, y debido a la escasez/precios, se considera que podrían meterse en el horno 30 minutos a 70 grados sin perjudicar su capacidad filtrante. Nunca deben vaporizarse con alcohol o lejía ni sumergirlas en agua, ya que podríamos estropear el filtro.

En cuanto a las mascarillas de tela, según la CDC y el Ministerio de Sanidad, la recomendación de limpieza será tal y como indican para la ropa de un enfermo: 60-90 grados durante 30 minutos.

 

¿Son útiles las mascarillas caseras?

 

 

El pasado 8 de abril, el European Centre for Disease Prevention and Control emitió un informe en el que se concluye que puede valorar el uso de mascarillas de tela ante problemas de suministro y advierten que el uso de mascarillas caseras debe considerarse sólo como medica complementaria y no como reemplazo de las medidas preventivas establecidas.

En la web de CDC (aquí) podemos encontrar un tutorial de cómo hacer nuestras propias mascarillas caseras. No obtendremos los estándares de calidad de mascarillas de FFP2 o FFP3, pero podremos retener un porcentaje de partículas según el material empleado: hasta un 70% en camiseta de mezcla o un 50% con una bufanda.

 

Utilices mascarillas o no, ten siempre presente que son complementos a las medidas preventivas: lavado de manos y distanciamiento entre personas de al menos 1-2 metros.

Y si tienes síntomas, quédate en casa.

 

Ánimo y mucha suerte. Un día más es un día menos de lucha contra la pandemia.

 

 

Bibliografía:

Ministerio de Sanidad. Enfermedad por nuevo coronavirus (COVID-19)
https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/home.htm

Organización Mundial de la Salud. Brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19)
https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC). COVID-19
https://www.ecdc.europa.eu/en/covid-19-pandemic

Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC). Información general Coronavirus (COVID-19)
https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-nCoV/index.htm

Mascarillas KN95. Capacidad de filtración y métodos para reutilización.
https://www.n95decon.org

Informe técnico. Utilización de mascarillas COVID-19. Consejo General de Colegios Farmacéuticos