La gastroenteritis es muy común en la infancia.

 

Aunque no suele resultar grave, sigue siendo causa de muchos ingresos hospitalarios en nuestro país.

 

La gastroenteritis es una inflamación del estómago e intestinos, caracterizado por la presencia de diarrea.

 

La principal complicación es la deshidratación aguda que conlleva la diarrea durante varios días.

 

La Gastroenteritis Aguda (GEA) es una infección del tracto gastrointestinal, cuya manifestación principal es la diarrea. Se denomina aguda porque suele comenzar bruscamente y se cura por sí sola en unos días.

La Gastroenteritis Aguda es más frecuente y grave en niños menores de 2 años. Puede ir acompañada de náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre, con una duración menor a 14 días.

En países empobrecidos es una de las principales causas de mortalidad infantil, generalmente en niños desnutridos.

En España no suele resultar tan grave: La complicación principal es la deshidratación aguda causada por la diarrea. Sigue siendo, tras las infecciones respiratorias, el principal motivo de consulta en los servicios de Urgencias de Pediatría.

La gran mayoría de veces está provocada por una infección: vírica, bacteriana o, raramente, por un parásito intestinal. En niños menores de 5 años el causante principal suele ser un virus.

Otras causas menos frecuentes son la ingesta de alimentos por mal estado o como resultado de una infección no digestiva, como infecciones de orina, otitis, etc.

 

 

¿Síntomas?

 

El síntoma más común es la diarrea, que puede tener aspectos muy variables. Es frecuente que también haya vómitos, a veces antes de aparecer la diarrea.

Otros síntomas comunes son la fiebre y/o el dolor abdominal, en forma de retortijones.

 

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Se trata de una enfermedad de diagnóstico clínico. Esto significa que se diagnostica simplemente al constatar los típicos síntomas que la definen, sin necesidad de pruebas complementarias.

En los casos que la diarrea se prolongue en el tiempo o hubiese dudas en el diagnóstico, el pediatra puede solicitar una muestra de heces para hacer un coprocultivo

Un coprocultivo es una prueba que, tras unos días de análisis, permite conoce qué germen es el causante de la diarrea.

 

 

¿Cuándo consultar al pediatra?

 

Consulta a tu pediatra siempre que veas:

  1. Signos de deshidratación. Te especificaré esto más adelante.
  2. Vómitos repetidos, incluso al beber pequeñas cantidades de suero de rehidratación.
  3. Presencia de sangre en las heces.
  4. Fiebre alta difícil de controlar.

 

¿Qué hago si sospecho que mi hijo tiene gastroenteritis?

 

El principal riesgo de la gastroenteritis es la deshidratación, debida a la pérdida de líquidos y sales minerales a través de la diarrea.

El objetivo principal es la recuperación de líquido, por lo que es fundamental que el niño beba mucho líquido.

Cuando la diarrea es abundante, especialmente si el niño es pequeño, es recomendable que beba soluciones de rehidratación oral (suero). La composición de estas soluciones consigue que se absorban mejor el agua y las sales minerales. Las soluciones están disponibles en sobres: para diluir en agua o líquidas, preparadas para su consumo.

Debes administrársela al niño con frecuencia, pero sin forzar a tomarlo, ya que si el niño no tiene sed es poco probable que esté deshidratado.

En el caso de que haya vomitado, es mejor ofrecerle cantidades pequeñas de cada vez hasta asegurar que lo tolera bien.

 

Recuerda:

aprendeLa administración precoz de las soluciones de rehidratación disminuye de forma significativa la visita a los servicios de Urgencias y los ingresos hospitalarios.

 

Al final del artículo te dejo los principales suero de rehidratación de recomendación pediátrica.

 

¿Qué es la deshidratación?

 

La deshidratación se produce cuando se pierden líquidos y sales minerales.

Esto puede ocurrir cuando el niño vomita repetidamente durante varias horas y/o si hay una diarrea muy abundante. En ambos casos, si no se bebe líquidos adecuadamente se puede llegar un estado de deshidratación.

Se puede saber que el niño está deshidratado si está muy prostado, los labios y la boca están secos, lleva muchas horas sin orinar o si al orinar, la orina es muy oscura e incluso huele.

Con los bebés de pocos meses de edad hay que tener especial cuidado, ya que puedan deshidratarse en pocas horas. En este caso, la orina y la falta de lágrima al llorar pueden ser los primeras síntomas que hagan saltar nuestras alarmas.

 

 

Si el niño tiene gastroenteritis, ¿necesita hacer una dieta específica?

 

 

Te recomiendo seguir una dieta astringente (plátano, patata, zanahoria…) para ayudar a disminuir el número de deposiciones. Aunque no es realmente imprescindible y debe mantenerse pocos días: una dieta pobre en grasas prolongada en el tiempo puede favorecer a una diarrea crónica.

La carne magra, el yogur y los carbohidratos complejos están especialmente recomendados por su buena tolerancia.

Si el niño tiene hambre y no vomita, puede hacer una dieta prácticamente normal evitando bebidas y alimentos muy azucarados o muy grasos.

Los lactantes amamantados deben continuar tomando leche y los que ya tomen biberón pueden seguir con su fórmula habitual. Te aconsejamos incluir entre las tomas suero de deshidratación.

No está recomendado la dilución de las fórmulas estándar ni la utilización de fórmulas sin lactosa: la tolerancia a la leche entera suele ser buena.

 

¿Necesita medicamentos?

 

En general no suelen hacer falta medicinas ya que la gastroenteritis tiende a curarse de manera espontánea.

Los antibióticos sólo son útiles en el caso de gastroenteritis de causa bacteriana que se prolonga en exceso, ya que afectaría a la flora bacteriana del niño.

Los medicamentos antiémeticos (que evitan los vómitos) tienen una eficacia muy limitada en estos casos y sólo deben tomarse bajo prescripción médica.

Desde la farmacia aconsejamos el uso de probióticos. Son preparados que contienen microorganismos para ayudar a la recuperación de la flora intestinal perdida con la diarrea. Además, ayudan a acortar la duración de la diarrea ya que regulan el tránsito intestinal.

 

 

Te recomiendo los siguientes sueros para rehidratación oral:

 

  • REHIDRATACIÓN ORAL INFANTIL LISTA PARA CONSUMIR: 

 

Sueros preparados pediátricos

Bi-oralSuero lleva probióticos y tiene sabor a fresa, naranja o neutro, por lo que es bien tolerado por los niños. Se recomienda tomar 2-3 bricks al día.

Citorsal es el único suero que contiene Zinc, con sabor a fresa o neutro. Cada botella tiene una duración de 48h una vez abierta.

Rehidratación Oral infantil preparada para consumir

 

 

  • REHIDRATACIÓN ORAL INFANTIL PARA PREPARAR: 

    Suero oral pediátrico

BioralSuero Baby está preparado para lactantes y niños. Consta de varios sobres para diluir en un vasito y administrar al bebe con jeringuilla.

Suero Bivos lleva probióticos en su formulación. También puede utilizarse en adultos.

Rehidratación Oral infantil
Para preparación en agua según indique fabricante

 

 

  • REHIDRATACIÓN ORAL ADULTOS LISTA PARA PREPARAR:

Suero oral para adultos

Los sueros más conocidos (y que todos deberíamos tener en el botiquín de nuestra casa) son Sueroral y Citorsal.

Son sueros para adultos ya que se diluyen en un medio litro-un litro de agua, pero podrían utilizarse en niños.

Rehidratación Oral Adultos.
Diluir en agua según marca fabricante

 

  • OTROS TIPOS DE REHIDRATACIÓN ORAL INFANTIL:

Hoy en día existen otro tipo de formulaciones en el mercado, ya que no todos los niños toleran bien la rehidratación a través de líquidos.

Para estos casos, se recomienda utilizar soluciones de rehidratación en formato de gelatina o en formato flash con sabor naranja, fresa o cola. Se tolera muy bien, sobretodo en los casos que hay vómitos.

 

Y tú, ¿Conocías cómo tratar la Gastroenteritis antes de acudir al Pediatra?

Si te has quedado con alguna duda, déjamela en comentarios.

Y recuerda añadir suero oral en el botiquín de casa 🙂