Tengo un resfriado, ¿me das un antibiótico?

 

  • No, porque….

 

Esta es la consulta más común que se escucha en el mostrador de cualquier farmacia durante el invierno.

Hoy vengo a hablarte de la respuesta de porqué el médico no te receta un antibiótico para el resfriado o la gripe.

Y aprovecho para decir que en la farmacia no se pueden dispensar antibióticos sin receta.

Así que, para esto, comenzaremos por el principio.

¿En qué se diferencia el resfriado y la gripe?

 

resfriado gripe antibiotico

El resfriado y la gripe son enfermedades que aunque, a priori parecen casi iguales, tienen síntomas diferentes y están provocadas por diferentes virus.

Tanto el resfriado como la gripe son muy contagiosos. La transmisión de ambos se produce por el contacto directo con las personas infectadas a través de las manos, la inhalación de partículas al hablar, toser, estornudar y el contacto con objetos en los que se encuentren restos de secreciones de personas infectadas.

La facilidad de contagio puede reducirse con un simple gesto: lavarse las manos. Si quieres saber más sobre esto, te dejo aquí este divertido post de Beatriz.

Vamos a ver las principales diferencias entre resfriado y gripe:

 

diferencia gripe y catarro

 

¿Y los síntomas?

 

En este tabla se pueden diferenciar los síntomas de gripe y resfriado, siendo la fiebre alta y el dolor muscular lo más característico y diferenciador de la gripe:

 

diferencia gripe y resfriado

 

Aunque hay resfriados todo el año, suele ser la época de invierno y primavera cuando más aumentan. Suele relacionarse por tanto con la temperatura del ambiente y el estado inmunológico de las personas. Pero siempre es necesaria la presencia del virus para que se produzca la infección.

 

aprende

Aunque los gérmenes del ambiente sean la causa directa, el hecho de que unas personas enfermen y otras no se debe a los mecanismos de defensa de cada persona y que hay que considerar para prevenir las infecciones.

 

Existen ciertos factores que aumentan las probabilidades de “cogerse un catarro”, como son los cambio de temperatura, el estrés/cansancio, los fumadores, la mala higiene, las personas que trabajan en espacios cerrados (centros de salud, colegios, residencias, centros de trabajo…) y los grupos de riesgo: niños, ancianos, embarazadas, enfermedades crónicas, etc.

 

¿Me puedo resfriar por “coger frío”?

 

Se ha debatido (y se debate) sobre la posible relación entre el frío y los resfriados.

Los estudios que se han llevado a cabo al respecto no han sido concluyentes, aunque la mayoría de datos apunta a que el enfriamiento no es causa directa del resfriado pero sí un factor desencadenante. Y siempre que el virus esté en el ambiente.

Con la bajada de la temperatura el aire está más frío lo que implica que, con cada inspiración, el flujo de sangre hacia la nariz produce una vasoconstricción, provocando cambios en la mucosa respiratoria. Estos cambios conllevan a una disminución de las defensas locales de la nariz.

Los virus tienen una cubierta externa con material graso que se endurece. Este recubrimiento se derrite al entrar en contacto con la temperatura del tracto respiratorio, haciendo desaparecer a esta capa externa. De esta manera, el virus infecta fácilmente a las células.

Por otra parte, durante el invierno y el frío las personas suelen permanecer más tiempo en lugares cerrados y poco ventilados, lo que favorece la propagación del virus.

 

¿Qué tomar para el resfriado?

 

resfriado gripe antibiotico

 

 

“Un resfriado dura 7 días y con medicamentos, una semana”

 

El resfriado es una dolencia que tiende a remitir al cabo de unos días. Esto provoca que no se le dé la importancia que merecen las posibles consecuencias de un resfriado, ya que en ocasiones el exceso de moco y la bajada de defensas pueden dar lugar a graves consecuencias, sobretodo en los grupos de riesgo, como puede ser una neumonía o bronquitis.

En el caso de la gripe, las complicaciones pueden comprometer seriamente a las vías respiratorias y a otros órganos, desde una deshidratación causada por la fiebre hasta neumonía y convulsión febril.

Los antigripales sirven para paliar los síntomas de los resfriados y evitar complicaciones. Hoy en día en el mercado existen infinidad de antigripales, aunque la mayoría tienen la misma composición: descongestivos y antihistamínicos para el moco y paracetamol para paliar el malestar y el posible dolor.

Así como tratamientos locales, como son spray nasal para la congestión y rinorrea, caramelos para la irritación de garganta y jarabes para la tos.

Recuerda que los antigripales como Frenadol llevan dextrometorfano, un principio activo que se utiliza para la tos seca.

Si tienes tos con moco o productiva o estás tomando otros medicamentos, como son los antidepresivos, no es aconsejable que tomes dextrometorfano.

 

Entonces, ¿por qué cuando estoy resfriado el médico me receta antibióticos?

 

resfriado gripe antibiotico

Esta pregunta es muy frecuente, como bien te decía al principio del post.

Una de las consecuencias de los resfriados es que, entre el exceso de mucosidad que actúa de foco de infección y la bajada de defensas, pueden acontecer una sobreinfección bacteriana.

Las más comunes son una rinitis, sinusitis, otitis, faringoamigdalitis o las más complicadas, como una bronquitis o neumonía.

En este caso, el médico ha de recetar un antibiótico para tratar esta sobreinfección bacteriana, pero en ningún caso el antibiótico nos paliará el moco y dolor de cabeza del catarro.

Mi recomendación

 

El mejor tratamiento es la prevención.

Hoy en día hay multitud de productos destinados a fortalecer nuestro sistema inmune. En este aspecto apuesto por lo natural, tanto para mí como desde la Rebotica, ya que son muchos los pacientes que toman medicación.

Mis favoritos son la solución de defensas naturales de Pranarom, que previene y trata a través de la difusión o por inhalación de un par de gotitas en la muñecas.

O si eres de los que prefieren pastillas, Inmunovita de Vitae. Muy recomendable para la gente a la que el resfriado le dura todo el invierno.

No olvides tomar Vitamina C, a poder ser en fruta y no en zumo o bien en concentrados efervescentes.

Si perteneces al grupo de riesgo maximiza las medidas higiénicas, sobretodo si estás embarazada, ya que es muy limitado los tratamientos que puedes recibir.

Y no dudes en consultar a tu farmacéutic@ de confianza y/o a tu médico.

 

 

Y tú, ¿Cómo curas los resfriados y gripes?